La justicia condena a una comunidad por cortar el agua a unos trasteros usados ilegalmente como vivienda